Saber poner límites es MUY importante para nuestra relación con los demás y, sobre todo, con nosotr@s mism@s.